verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

sábado, 29 de junio de 2013

MAESTROS NICARAGÜENSES ULTRAJADOS POR EL ORTEGUISMO.


El Día del Maestro, hoy 29 de junio, se conmemorara como es costumbre desde hace ya muchos años, en medio de una intensa controversia entre dirigentes magisteriales oficialistas, para quienes todo es de color rosado y bonito, y los educadores democráticos e independientes que denuncian las injusticias salariales y las deplorables condiciones laborales en las que desempeñan su noble y esencial función profesional.

Pero no solo los bajos salarios —los cuales, con todo y los “bonos solidarios” del Gobierno no alcanzan ni siquiera para cubrir la mitad del precio de la canasta básica— y las precarias condiciones laborales, son las que impiden el adecuado o un mejor ejercicio docente en Nicaragua, principalmente en primaria y secundaria. Es que también el poder político ultraja la conciencia personal y gremial de los maestros, al someterlos incluso por medio de especialistas que vienen de Cuba comunista, a procesos lavatorios de cerebro para inculcarles y que inculquen dogmas totalitarios. Se lastima además la dignidad humana y profesional de los maestros, al obligarlos a participar en actividades políticas del partido oficialista, lo cual envilece la función magisterial que por su naturaleza y misión tiene que ser limpia, libre, independiente y apartidista.

La politización sectaria de la función magisterial que ha impuesto el orteguismo, fue evidente esta semana en el lugar que debería ser la mejor instancia y la más alta tribuna republicana de Nicaragua, la Asamblea Nacional, donde el miércoles 26 de junio se celebró una sesión especial en conmemoración del Día del Maestro. Siendo el parlamento la representación por excelencia de la pluralidad nacional, lo lógico y decente es que en una conmemoración como la del Día del Maestro se permita y respete la libre expresión de la normal diversidad. Es decir, que se expresaran tanto los exponentes de la rama magisterial oficialista, que sin duda y por las razones que sea es por ahora numéricamente mayoritaria, como también los representantes del sector independiente y democrático de los maestros, quienes no por ser minoritarios carecen de derechos ni son menos dignos que los otros.

Sin embargo, la directiva orteguista de la Asamblea Nacional solo permitió que hablara en esa sesión especial dedicada al magisterio, el representante de los maestros oficialistas. De manera arbitraria la directiva parlamentaria o la fuerza política que está sobre ella, impidió que hiciera uso de la palabra la profesora Ena Fuertes, dirigente de la organización de maestros independientes Unidad Sindical Magisterial, a pesar de que la opositora Bancada Democrática Nicaragüense había solicitado en tiempo y forma y con todo derecho, que fuera inscrita en la lista de oradores de la sesión especial parlamentaria.

Se conoce muy bien que la buena educación en una sociedad solo es posible, si la escuela y los maestros son formadores de ciudadanos críticos, si se enseña a los escolares a escuchar y respetar las voces distintas, si se promueve el debate de las ideas, si se cultiva la capacidad de sacar conclusiones propias y se enseña que la libertad es el alfa y omega de la existencia humana. Lo contrario, o sea la mala educación, es formar borregos de desfile en vez de ciudadanos libres, masificar el pensamiento, fomentar el culto a la personalidad, inducir a venerar becerros de oro e ídolos con pies de barro. Como es actualmente la “educación” que se imparte en Nicaragua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada