verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

martes, 12 de marzo de 2013

EL LEGADO QUE DEJA HUGO CHAVEZ.



Hugo Chávez no gobernó con éxito, pero se fabricó una idolatría infinita inspirada en el dogma comunista. Por su fabulosa renta petrolera, Venezuela debería competir por ser la primera economía regional, no postergar con inútiles placebos, como la devaluación, el inevitable desastre económico que le aguarda.

El cuerpo del caudillo ahora será objeto del fetichismo comunista, igual que Ho Chi Minh, Mao o Lenin. El cadáver del fundador de la extinta Unión Soviética, por ejemplo, lleva 89 años exhibiéndose en la Plaza Roja. Algunos incluso afirman que el ídolo comunista luce mucho mejor ahora que cuando estaba vivo.

Chávez deja un país quebrado, con un absolutismo político y una “justicia social” que solamente vuelve ricos a los jefes del partido. Los marxistas venezolanos no practican el pragmatismo económico chino o el estilo democrático brasileño, repiten como los cubanos dos errores fatales: considerar al mercado y la propiedad privada un invento capitalista y eliminar para siempre “la democracia burguesa”.

Pero en la democracia, por muy burguesa que sea, cualquiera puede ser presidente: Lula, Evo o el mismo Chávez, algo imposible en Cuba, donde la “dictadura del proletariado”, que es ejercida en realidad por un tirano, persigue y castiga brutalmente la disidencia al pensamiento único.

Roy Medvedev, calculó en 20 millones de muertos el costo de la tiranía de Stalin. Por más concreto que los “intelectuales comprometidos”, sigan paleando sobre el pedestal comunista, es imposible ocultar las osamentas que hay debajo. En Venezuela, como ya ocurrió en Cuba, Nicaragua o Europa oriental, a mayor resistencia democrática, más despiadada será la represión.

El marxismo-leninismo todo lo devuelve también al medioevo. Para Stalin, los estudios de Darwin y Mendel eran teorías fascistas. Hacían juego con el totalitarismo los postulados erróneos de Lamarck. Rusia se hundió entonces en un oscurantismo biológico que duró hasta 1960 y cuyas consecuencias probablemente perduren.

Rusia perdió la carrera por la excelencia tecnológica que hoy protagonizan las potencias industriales. El 80 por ciento de sus exportaciones siguen siendo puras materias primas, ocupando el puesto once del ranking de patentes, pero la diferencia con Estados Unidos, el primer lugar, es la cantidad de ellas: 147 mil vs. 1.8 millones.

Cuba iba a producir más leche que Holanda. Los científicos cubanos no califican por sus conocimientos, sino por su lealtad al “comandante”. Chávez “limpió” el IVIC: “Tenía muchos burgueses que no hacían ciencia para el pueblo”. La bióloga Gioconda San Blas resumió así el disparate: “El gobierno no tolera las verdades científicas que le son incomodas”. Un estudio nutricional en niños menores de dos años, encontró que el 70 por ciento padecía desnutrición.

La teoría del proletariado dividió la sociedad venezolana y diseminó sobre más del 50 por ciento del electorado, esa inquebrantable sumisión dogmática que postra y que la distrae de resolver sus problemas reales. Los venezolanos independientes, tendrán que sobreponerse a sus propios temores, buscar el diálogo o luchar, si quieren recuperar la democracia, ya que por lo visto, el alivio general tampoco les llegará, ni cuando terminen las pomposas exequias del caudillo.

Hace 96 años, Rosa Luxemburgo advirtió a Lenin las terribles consecuencias de que el socialismo abandonara la democracia. Un profético aviso que hoy siguen ignorando sus seguidores: “La libertad, solo para los que apoyan al gobierno, solo para los miembros de un partido —por numeroso que este sea— no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de manera diferente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario