verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

lunes, 3 de diciembre de 2012

PRIMERA PRUEBA DE FUEGO DE EL NUEVO LIDERAZGO DE LA OPOSICIÓN DE NICARAGUA.


Diversos representantes de partidos políticos y sociedad civil están analizando el nuevo rol que debe tener la oposición después de las cuestionadas elecciones municipales del 4 de noviembre. Todos coinciden en que debe darse una unidad para ser una verdadera oposición frente al régimen de Daniel Ortega. “El camino es la unidad y esa unidad tiene que conducirnos a la movilización, a la protesta y ese es el mensaje que dio la mayoría de la población que se abstuvo”, expresó recientemente a LA PRENSA Dora María Téllez, del Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

En tanto Eliseo Núñez, del Partido Liberal Independiente (PLI), sostuvo que ya no se debe invertir el tiempo en asuntos mediáticos, sino en lograr una estructuración más fuerte, pues al final tendrá más resultado para ser una oposición real. Insistió que en este país no habrá cambios porque el partido de gobierno los quiera, sino hasta que se cuente con un partido fuerte.

Para todos los sectores del país la verdadera oposición está en la abstención. De acuerdo con expertos en materia electoral osciló entre el 54 y 70 por ciento, enviando un claro mensaje a la desacreditada clase política del país, cuya oposición está huérfana de liderazgo y de propuestas concretas que busquen solucionar los problemas más sentidos de la sociedad nicaragüense.

El analista político Carlos Tünnermann señaló que los partidos de la denominada oposición perdieron credibilidad al ir a las elecciones municipales aún cuando habían aceptado que no habían las condiciones de transparencia y habían dicho que defenderían el voto.

Considero que la primera prueba de fuego que tendrán los partidos de la denominada oposición para forjar una unidad podría darse en los próximos meses, cuando el ejecutivo decida la elección de los nuevos funcionarios en el Estado, para sustituir a los que de manera ilegal se quedaron en sus cargos, violentando la Constitución Política de Nicaragua.

Sin duda, esta es una carta del partido gobernante que sabrá utilizarla muy bien y en el momento oportuno para minar la unidad de los sectores que le adversan, para seguir gozando de una oposición a la medida de Ortega.

Seguramente que algunos políticos sostendrán que es importante obtener uno o dos magistrados en el Consejo Supremo Electoral (CSE), para que denuncien y documenten fraudes. ¿Acaso las misiones de observación de la Unión Europea, OEA, Ipade, Ética y Transparencia, necesitaron tener un magistrado en el poder electoral para comprobar y denunciar las anomalías del parcializado poder electoral?

En tanto, otro sector de la oposición, que ha sido más coherente con su discurso, planteará que de nada sirve aceptar migajas del Gobierno, que solo servirían para colocar en los altos cargos a familiares, amigos o aliados políticos para comprar lealtades. ¿Qué ganaría el sector demócrata del país? Absolutamente nada. Porque los denominados opositores que deseen seguir jugando a documentar fraudes, ni eso van a lograr al colocar un magistrado en el CSE, porque sencillamente el FSLN no le permitirá tener acceso a información. Espero que no se les haya olvidado cómo trataron a los presidentes opositores de los Consejos Electorales Municipales y Departamentales, a quienes los sandinistas les impusieron un director administrativo que los anuló completamente.

Como advirtió Dora María Téllez, del MRS, sería un error para los partidos de la denominada oposición ponerse a negociar cargos en los poderes del Estado, creyendo que con esos espacios garantizan que no habrá un fraude masivo. Sin duda que esta será la primera prueba de fuego. El tiempo nos dirá si triunfará la ingenuidad política —que a estas alturas raya en complicidad— o bien que se impongan los intereses nacionales para forjar una verdadera oposición, con liderazgo y propuestas novedosas que entusiasme al inmenso segmento de nicaragüenses que se abstuvo de votar, cansado de la clase política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario