verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

viernes, 9 de noviembre de 2012

FRAUDE EN ELECCIONES MUNICIPALES 2012 , POR EL FSLN ERA UN FINAL ANUNCIADO.



El lunes 5 de noviembre amanecimos escuchando las quejas de los que salieron a votar en las pasadas elecciones municipales, de que el presidente Daniel Ortega y el Consejo Supremo Electoral (CSE), cometieron fraude, cambiaron votos, robaron alcaldías, etc.

El mismo escenario se vio hace un año con las elecciones presidenciales. Pero si estudiamos a la oposición desde el 2006 al presente, podríamos concluir que el fraude no está en las filas del grupo de Ortega. El fraude nace y viene de nuestros propios partidos.

Sabían que yendo divididos a unas elecciones, con un CSE de poca confianza y sin liderazgo, jamás podrían obtener el triunfo. A pesar del clamor del pueblo por una unidad, ni los partidos ni sus dirigentes quisieron escuchar ese pedido.

El fraude de nuestros partidos va aun más allá, pues mientras están en campaña política juran y rejuran que van a defender el voto hasta las últimas consecuencias, cueste lo que cueste. No les dicen al pueblo que en realidad quienes van a salir a defender el voto en las calles es el pueblo mismo y no ellos como líderes o cabecillas.

Mientras, el pueblo que creyó en ellos es el que se está matando por algo que en sí les corresponde a los líderes hacer. Hasta hoy y con tres fallecidos en las diferentes protestas, los líderes siguen en sus encerronas. ¿Hasta cuándo el pueblo nicaragüense va a seguir poniendo el lomo por estos políticos?

De la actual Administración se puede esperar cualquier cosa. Lo que no se espera y no debe suceder es que los líderes de la supuesta oposición abandonen al pueblo después que les dio el voto. Ni llegaron al número de alcaldías ganadas a como pregonaban que iban a ganar, ni salieron a defender el voto junto al pueblo. Esto también pasó en el 2011. Así que se puede decir que el mismo pueblo pecó sobreadvertido. No aprendimos de nuestros errores recién pasados. Muchos de los candidatos de oposición si bien no ganaron sus alcaldías, terminaron siendo concejales con salario asegurado.

Ante este tercer fracaso político, creo que el pueblo ahora puede exigirle a cada uno de sus partidos de que si no hay unidad y tampoco un único líder de consenso, no habrá apoyo alguno. Y sin el apoyo del pueblo ¿a dónde van a ir a pedir apoyo y a hacer campaña estos líderes? Estimado lector: ¿será usted uno de los que demande unidad o será uno de los borregos que salen a apoyar ciegamente a estos políticos oportunistas para después ser abandonado en el camino a sus puestos públicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario