verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

miércoles, 9 de mayo de 2012

LAS NUEVAS ESTRATEGIAS ELECTORERAS DE ORTEGA PARA GARANTIZAR EL TRIUNFO EN LAS ALCALDIAS.


El frentismo se ha venido prepeando para ser el ganador absoluto de las próximas elecciones municipales. La diferencia es que esta vez no habrá fraude electoral porque sencillamente el orteguismo no lo necesita. Han venido articulando mañosamente un tinglado municipal que solo a ellos favorece y como si esto no bastara tienen como ipegüe la desastrosa situación de los partidos.

De manera demagógica y como siempre abanicándose con la Constitución y la Ley Electoral han introducido mediante decretos ejecutivos modificaciones sustantivas a los procedimientos de elección municipales que son prácticamente imposibles de cumplir a los partidos. En el fondo son reformas a la Ley Electoral que requieren una discusión en la Asamblea Nacional, pero que al Gobierno le importa un comino.

Primero fijan un 50 por ciento obligatorio de mujeres en las candidaturas municipales, algo que por diferentes razones los partidos no podrán cumplir, salvo por supuesto el frentismo. Todo mundo sabe el desorden, falta de organización y ausencia de mística y liderazgo que impera en las organizaciones políticas del país, que solo buscan candidatos en el último momento de su inscripción. Casi será imposible cumplir este requisito, donde además el orteguismo infiltrará candidatas que luego renunciarán, provocando serios problemas de sustitución.

Luego está el ilegal aumento del número de concejales a elegirse, que entre propietarios y suplentes representan cifras difíciles de cumplir por los partidos. Además de lo cuestionable de esta decisión por su infuncionalidad administrativa y alto costo operativo, que prácticamente paralizará a las alcaldías, es obvio que se trata de una maniobra para aceitar la maquinaria política frentista de cara a las elecciones del 2016 con el agregado de que el costo de mantenerla saldrá del erario público. Una redonda artimaña política.

Pero esto no es todo el clavo. A esto hay que agregar que la Alianza PLI luce cada día más deteriorada y se puede vislumbrar que tendrá serias dificultades para tomar decisiones en materia de elecciones municipales, mucho menos que pueda cumplir con esas nuevas disposiciones frentistas. Además, su representativad legal está en el limbo debido a la acción de varios bucaneros que han provocado al final que todo quede en manos del oficialismo, que no dudará en inclinar la balanza legal a favor del grupo que mejor se ajuste a sus intereses.

Para complicar más el asunto el PLC, casi en la tumba después de las pasadas elecciones, enfrenta un crisis interna que al final no dejará un claro vencedor sino un seguro conflicto legal y una litis que al igual que la del PLI le tocará finalmente dirimir al frentismo. ¿Qué tal?

Despejado ya el panorama de una posible oposición en las elecciones municipales, el orteguismo tiene todavía varias cartas a su favor. Para legitimar la elección y no parecer como único participante cuenta con varios satélites políticos que maneja a su gusto y antojo y que desde ya anuncian “alianzas” para participar en el proceso, pero cuyo objetivo es hacerle el juego al frente y prestarse a una especie de opereta electoral. Como se ve, esta vez el orteguismo no necesita hacer fraude: todas las cartas están a su favor y seguramente “barrerá” en las próximas municipales.

Mientras la oposición continúa desgranándose, el frentismo se desternilla de risa y la desesperanza crece entre los nicaragüenses. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario