verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

martes, 3 de abril de 2012

OPOSICIÓN PATRIÓTICA O ESTAMOS ANTE UN NUEVO PACTO ENTRE EL PLI Y ORTEGA.

Daniel Ortega encontró una manera para que altos funcionarios de distintos poderes del Estado coman de su mano. Inventó un decreto, robándose la función de elegir a esos funcionarios que la Constitución le concede exclusivamente a la Asamblea Nacional. Una más de sus ilegalidades. Y aunque ahora producto del fraude electoral de noviembre del año pasado tenga una mayoría tipo aplanadora en el Parlamento, no quiere que esos altos funcionarios le deban algo a sus diputados. Quiere que la deuda sea con él, sin intermediación alguna.
Y cobra esa deuda con creces: en la Corte Suprema de Justicia, magistrados legales y usurpadores le inventaron un adefesio legal para argumentar, contra la Constitución, que podía reelegirse. Los usurpadores del Poder Electoral le entregaron un enorme fraude y le preparan uno nuevo en las elecciones municipales de este año.
Los antiguos contralores, convertidos también en usurpadores, son incapaces de ver la mega corrupción del régimen de Ortega.
Y ahora, se agregan nuevos usurpadores en el sistema judicial y el hasta hace unos días Fiscal General de la República, se suma campantemente a esa lista de quienes ocupan un cargo ilegalmente, y están instalados en el puesto de forma indefinida, hasta que Ortega quiera, atenidos a su poder ilegal e ilegítimo.
Ellos están conscientes que tienen que seguir pagando un alto precio por los favores recibidos. Solamente el magistrado Sergio Cuarezma ha cumplido con su deber, abandonando el cargo cuando ha concluido su período, rechazando el cáliz envenenado y salvando la dignidad del servicio público en el país.
Con los usurpadores, Ortega ha aplicado su vieja lógica: “chancho vos, chancho yo, chanchos todos”, es decir, todos enchanchados, cómplices en el delito cometido contra la Constitución y los derechos del pueblo nicaragüense, en la ilegalidad, en la violación al Estado de Derecho.
Es imposible cerrar los ojos a esa realidad. Cualquier solución a los problemas del país pasa por poner estos temas en la agenda nacional para que se rectifique, para que el país vuelva al cauce de la legalidad, para que los usurpadores abandonen los cargos a los que están aferrados, para que se convoquen elecciones verdaderamente limpias y transparentes, para que el pueblo nicaragüense vuelva a hacer uso de sus derechos.
Sin duda, Ortega busca un nuevo pacto y nuevos pactistas. El orteguismo necesita el pacto para sobrevivir y pretende encontrar fuerzas políticas que legitimen todo, que bendigan lo actuado o que se lo traguen a cambio de algunas prebendas, igual que antes lo hizo Alemán.
Pero, la oposición que espera el pueblo nicaragüense es una que haga lo contrario. El pueblo nicaragüense quiere una oposición que rechace las tentaciones pactistas y el derrotismo, que presente un programa para hacer que Nicaragua se enrumbe en la democracia y la estabilidad, que convoque a la unidad y a la movilización popular.
Ojalá la Semana Santa sirva para la reflexión de todos, para reafirmar la voluntad de no hacer con Nicaragua, lo que hizo Pilato con Jesús: condenarlo a muerte y lavarse la mano.
OSIRISMELISA/020412

No hay comentarios:

Publicar un comentario