verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

sábado, 31 de marzo de 2012

EL TEMOR DE ORTEGA A LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES




Desde el 10 de enero del 2012, fecha en que Daniel Ortega asumió inconstitucionalmente la presidencia de la República para el período 2012-2017, la institucionalidad y el Estado de Derecho no existen en Nicaragua. Pero los juristas y doctos en la materia constitucional no han dicho esta boca es mía; como mansos corderos, borregos han doblegado la testa, sin opinar al menos al respecto, lo cual debe ser motivo de preocupación, más para aquellas universidades que imparten la carrera de Derecho y en especial para magistrados eruditos como Sergio Cuarezma e Iván Escobar Fornos, por no mencionar otros, este último, autor de obras sobre Derecho Constitucional que son libros de texto para estudiantes de la carrera de leyes.
Opino que el control de la constitucionalidad debe ser una prioridad aún por sobre las futuras elecciones o remoción de cargos a funcionarios de facto.

El control de constitucionalidad es el mecanismo jurídico por el cual, para asegurar el cumplimiento de las normas constitucionales, se realiza un procedimiento de revisión de las normas ordinarias, y en caso de contradicción con la Constitución se procede a la invalidación de las normas de rango inferior que no hayan sido hechas en conformidad con aquellas.
 El fundamento de este control es el mantenimiento del Principio de Supremacía Constitucional. El control de constitucionalidad tiene como fundamento el principio de supremacía constitucional, esto es que la Constitución de un país es la norma de mayor jerarquía a la cual deben sujetarse las de valor inferior, entendiéndose por tales a las leyes dictadas por el parlamento, los decretos y demás resoluciones dados por el poder ejecutivo o por entidades autárquicas y las sentencias y demás resoluciones de los jueces, por lo cual las normas que presuntamente no se ajusten al texto o normas constitucionales serán sometidas a este procedimiento.
Señores, preocupémonos más por educar con el ejemplo, si van a legitimar la reelección de Daniel Ortega, entonces lo que cabe es la reforma constitucional como prioridad inmediata, porque la resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) sobre la reelección de Ortega es nula.
Al toro, por los cuernos.
OSIRISMELISA

No hay comentarios:

Publicar un comentario