verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

lunes, 17 de octubre de 2011

HAY QUE BOTAR Y VOTAR EN ESTAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE NICARAGUA.



Hay
quienes —todavía— sostienen que no hay que votar, que es una pérdida de
tiempo, un desperdicio. Otros creen que ya estas elecciones están
robadas, que el fraude ahora es más refinado y que será por tanto más
difícil demostrarlo, como en las elecciones municipales del 2008. Pero
hay quienes tenemos fe en la vocación democrática y ansias de libertad
del pueblo nicaragüense y sabemos que la acumulación de abusos y
arbitrariedades del gobierno orteguista ha rebalsado la paciencia de
quienes día a día han visto el más absoluto desprecio a su dignidad:
latrocinio, crímenes, abuso sistemático de poder, burla y menosprecio
del ciudadano “de a pie”, autoritarismo y represión policial, uso de
matones para “disuadir” a los opositores, no rendición de cuentas,
manejo de los fondos públicos como caja chica particular, uso del poder
judicial para oprimir a los adversarios. Irrespeto y violación de la
Constitución de la República, pisoteo de compromisos del Estado de
Nicaragua con la comunidad internacional, tanto hemisférica como
mundial. La OEA ha llevado en esto la peor parte, producto de la actitud
de molusco de su Secretario General.
Instrumentalización y manoseo de los empleados públicos, perversión de los programas
educativos al partidarizar la educación impartida a niños, jóvenes y
adolescentes, y son tantos etcéteras que no voy a enumerarlos pero:
manoseo del cardenal Obando convertido ahora en activista de Ortega,
irrespeto a la jerarquía de la Iglesia católica, compra de sacerdotes
antes críticos del gobernante, bombardeo hasta el cansancio a través de
los medios de comunicación poniendo a Ortega como a un semidios
omnipresente y omnipotente. Y corrupción, corrupción y más corrupción
pues… “los reales quedan, la mala fama pasa”.
Los que se sienten satisfechos por la “generosidad” de este gobierno, no deben perder de
vista que la libertad es nuestro más preciado tesoro y cuesta
infinitamente más que una casa o láminas de zinc o el chanchito y la
vaquita recibidos en nombre del pueblo-presidente. La libertad es la
posibilidad y la capacidad de escoger racionalmente entre diversas
opciones, por tanto si no podemos escoger a nuestros gobernantes no hay
libertad ni su sustento jurídico, la democracia.
Los que se están beneficiando de las reglas del juego del orteguismo no olviden que este
es un dejá vu de una triste y dramática historia, que arrancó con el
asesinato del General de los Hombres Libres, Augusto C. Sandino, cuyo
legado no hemos aún cristalizado en una Patria Libre, sin dictador ni
represión, ni crimen político, ni robo por sobre miles de nicaragüenses
que continúan viviendo en condiciones de extrema pobreza.
Ya no es necesario irse a la montaña, pues ahora hay un clamor que baja de ella
exigiendo cédulas, derecho a elegir y a ser elegidos, libertad,
democracia con desarrollo y en paz, pues para eso miles de jóvenes
ofrendaron sus vidas en el altar de la Patria.
Vamos a votar para botar la corrupción, el nepotismo, el irrespeto a nuestros derechos humanos.
¡Vamos a votar para botar el germen de una nueva dictadura, innecesaria para
un pueblo amante de la paz, la democracia y la libertad!
OSIRISMELISA/161011

No hay comentarios:

Publicar un comentario