verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

jueves, 29 de septiembre de 2011

ACOMPAÑAMIENTO TURISTICO DE LA OEA EN NICARAGUA.

ACOMPAÑAMIENTO TURISTICO DE LA OEA EN NICARAGUA.:


404_1317191954_28-caricatura280911.jpg
El político y diplomático socialista chileno y actual secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, vino esta semana a Managua para firmar un convenio de “acompañamiento” de las elecciones de Nicaragua del 6 de noviembre próximo. A nosotros nos parece saludable que la OEA acompañe u observe las elecciones. Entre más observadores extranjeros vengan, mejor. Sin embargo no hay que perder de vista que la OEA no es tan confiable como la Unión Europea (UE), en cuanto a capacidad para realizar una observación electoral crítica y sobre todo para denunciar las anomalías del proceso electoral previo, y el fraude que podría realizarse en las votaciones y el escrutinio de los votos como teme la oposición y creen muchos nicaragüenses.
Es que la OEA no es realmente una organización de Estados, como dice su nombre y debería ser en realidad, sino una asociación de gobiernos. Los miembros de la OEA pueden ser auténticamente democráticos, como los de Brasil, Chile, Colombia o Uruguay, independientemente que se ubiquen a la izquierda o derecha del espectro político. Pero también son miembros de la OEA gobiernos abierta o solapadamente antidemocráticos, como los de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.
Es cierto que también la UE es una asociación de gobiernos, pero es muy diferente a la OEA. A la Unión Europea solo pertenecen y pueden pertenecer países con sistemas de gobierno auténticamente democráticos. Un régimen como el de Alexandr Lukashenko en Bielorrusia, catalogado como la última dictadura de Europa, es inaceptable en la UE, a la cual tampoco podrían pertenecer gobiernos autoritarios como los del Alba. Mucho menos el régimen comunista de Cuba, que ha sido invitado a reincorporarse a la OEA con todos los honores a pesar de ser un sistema totalitario.
Por la vocación de libertad de Europa, por su cultura y sólidas instituciones democráticas, la UE cumple de la mejor manera posible su responsabilidad de promover la democracia en el mundo entero. La OEA en cambio mira hacia otro lado cuando gobernantes autocráticos como los antes mencionados, atropellan las instituciones democráticas, pisotean los derechos humanos y violan la Carta Democrática Interamericana de la misma organización.
Pero aún así, si Insulsa lo quisiera podría integrar la misión de observadores de la OEA en las próximas elecciones de Nicaragua, con demócratas confiables que vengan a cumplir su deber y no a complacer a Daniel Ortega; que digan la verdad de lo que vean y oigan; que documenten todas las anomalías del proceso electoral previo a las votaciones y que denuncien el fraude en las votaciones y el escrutinio, en el caso de que este finalmente sea perpetrado. Es decir, que la OEA venga para acompañar y ayudar al pueblo de Nicaragua en las elecciones, no para apañar una probable farsa electoral.
osirismelisa/27090011

No hay comentarios:

Publicar un comentario