verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

martes, 30 de agosto de 2011

LA AMBICIÓN DE PODER DE ORTEGA.

LA AMBICIÓN DEL PODER DE ORTEGA.:


El rigio por el poder impulsa a Daniel Ortega y a sus secuaces a querer cambiar —de por sí y ante sí— no solo las reglas del juego político de la sociedad nicaragüense, sino que también la esencia misma del ciudadano. En este sentido, es ir contra la naturaleza humana pretender uniformar criterios de toda la población, como si esta fuera un ejército que obedece ciegamente la voz de mando del jefe.

¡Qué rigio! Es un rigio que les agarra… histórico (por no decir histérico). Es la hiperestesia humana a que hacía referencia Rubén Darío en uno de sus poemas. Es rigio de dinero y poder. Ha de ser un placer incomparable que les produce violar las leyes y la Constitución de la República, disfrutando de ese festín, relamiéndose el ego hasta llegar al orgasmo o al paroxismo. Con solo pensar en la palabra “violación” se han de deleitar, de enervar, de derretir de placer. Han de ser impotentes ante la tentación de violar leyes, preceptos, principios, normas, etcétera.

Por medio de esas transgresiones han de recibir el “thrill” que les da sentido a sus vidas: El saber que están por encima de los demás mortales de esta patria manoseada y pisoteada. Sentir que pueden imponer sus criterios y caprichos a ultranza es lo que les hace sentir que están vivos. Es un deleite lujurioso por el poder (y el dinero del capitalismo salvaje).Este ha de ser uno de sus objetivos permanentes. Si no están tratando de imponer sus propias reglas se han de sentir frustrados, fracasados. Así han sido a lo largo de todas sus vidas. Solo han vivido por eso y para eso. Es una tremenda adicción al poder (y al dinero), como el dipsómano que aún cuando está caído pide guaro todavía.

Si siguen en el poder es porque los que supuestamente se les oponen lo permiten (por ineficacia o por inacción). Ningún grupo ha tenido la previsión ni la suficiente sabiduría y perspicacia como para poder contrarrestar la compulsiva obsesión de un grupo de personas que se beneficia del actual estatus quo.No obstante, al titular del Ejecutivo y su alta jerarquía se les olvida que: 1.- Ahora ellos son los que encarnan el nuevo somocismo. 2.- A la mayoría de las personas no les gusta que le impongan las cosas por coacción o represión. 3.- Cuando desde el poder se trata de imponer ese estilo de gobierno comienza la inconformidad, la rebelión. 4.- La mayoría del pueblo siempre apoya a los débiles, a los oprimidos. 5.- Ese tipo de régimen termina cuando se impone la justicia popular. 6.- “El que a hierro mata a hierro muere”.Lo que antecede no debe interpretarse como provocación o maldición porque solo se trata de un repaso de la historia, a fin de tratar de evitar seguir girando sobre el mismo eje.El pueblo de Nicaragua todavía está a tiempo de detener el retorno al trágico pasado que amenaza con convertirse en futuro.

OSIRISMELISA(09080011

No hay comentarios:

Publicar un comentario