verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

viernes, 12 de agosto de 2011

EL DISCURSO PURIFICADOR DE ROSARIO MURILLO.

EL DISCURSO PURIFICADOR DE ROSARIO MURILLO.: "
En la última reunión que la peña El Bejuco celebró en La Talanguera de San Juan del Sur, después de aceptar por unanimidad a don William Báez Sacasa como miembro de la peña, se analizó el discurso que doña Rosario Murillo pronunció en Managua el pasado 12 de julio delante de una asamblea de militantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Este discurso, que dio y sigue dando mucho que hablar, y que fue severamente criticado por un sector de la jerarquía de la Iglesia católica de Nicaragua, revela la eficacísima capacidad evangelizadora de mi paisano su eminencia el cardenal Miguel Purificación Obando y Bravo; se nota la influencia religiosamente purificadora que “el chontaleño universal” ha tenido sobre doña Rosario.

En la reunión de la peña nadie vio, en el discurso citado, “los ejes de propaganda ideados por la primera dama” de que nos habló el doctor Sergio Ramírez. Lo que se vio fue la labor fructífera de don Miguel Purificación al haber convencido a doña Rosario para que insertara el sandinismo dentro un sistema metafísico y teológico capaz de darle a don Daniel, hasta que cumpla 97 años, la fortaleza litúrgica que necesita en su lucha contra la pobreza de este país.

La inserción señalada ha traído como consecuencia lógica que el sandinismo, con ese inmenso amor por el aristotélico-tomista “bien común” que ahora lo caracteriza, sea situado en el espíritu de Dios, pero no en el espíritu del “Dios de los ricos” sino en el espíritu del “Dios de los pobres”.

Después que los miembros de la peña estudiaron el discurso de doña Rosario Murillo se preguntaron: ¿en qué otro lugar se podría imaginar el sandinismo si no es en un espíritu divino? La respuesta seguramente afirmativa a esta pregunta, por parte de don Miguel Purificación, nos lleva al conocimiento que de conformidad con esta cosmovisión teocéntrica de la política criolla, las ideas del sandinismo son pensamientos de Dios, los cuales, por tratarse del Dios de los pobres, son pensamientos cristianos, socialistas y solidarios.

Por consiguiente, los miembros de la peña El Bejuco, por lógica, tienen que deducir, que para su eminencia el cardenal Miguel Purificación Obando y Bravo una de las significaciones terrenales de la gracia divina en Nicaragua debe consistir en el fortalecimiento del quehacer político de los CPC —que es un quehacer misionero— que promueve el cristianismo y el amor, en aras del “bien común”.

No hay duda que la labor evangelizadora de don Miguel Purificación ha sido fructífera, puesto que “per inspirationem”, con inspiración divina, convenció a doña Rosario y a quienes tenía que convencer para que el FSLN abandonara la senda del agnosticismo y siguiera el camino de Cristo, pero el camino del “Cristo de los pobres”, que es el camino de nuestra salvación.

Establecida así por don Miguel Purificación la base teológica del poder y reconociendo en don Daniel las “virtudes del príncipe cristiano” no le queda más a la peña El Bejuco que recordar a San Pablo en su Epístola a los Romanos (13,7) “non est potestas nisi a Deo”, trasunto de las palabras que el propio Cristo dirigió a Pilatos: “ningún poder tendrías si no te hubiera venido de lo alto” (San Juan 13,3).

Ahora que se sabe que el poder de don Daniel le viene “de lo alto”, los miembros de la peña El Bejuco comprenden mejor el valor que tiene la democracia, así como la Constitución y las leyes de la República, pues éstas deben ser entendidas como accidentalidades de nuestra propia existencia terrenal, accidentalidades neoliberales, totalmente temporales, que nunca pueden prevalecer contra la voluntad divina —contra la voluntad de don Daniel— de tal manera que no tendrán valor alguno la Constitución, las leyes, tratados, órdenes o disposiciones que se opongan a esa voluntad.

Todo lo antes expuesto trajo a mi memoria, y no sé por qué, la situación de la España de Franco, situación que no creo que llegue a repetirse en Nicaragua; trajo a mi memoria la figura del cardenal español Enrique Plá y Deniel, que fue Arzobispo de Toledo y primado de España, cuando defendió la fundamentación teológica del gobierno del Generalísimo Franco, fundamentación que trajo como consecuencia la designación divina y vitalicia de Franco como “caudillo de España por la gracia de Dios”, siendo precisamente esta gracia la que hizo que Franco nunca tuviera enemigos, pues como dijo en su testamento, sus enemigos no eran sus enemigos, sino los enemigos de España.

Al finalizar la sesión, el presidente de El Bejuco informó que en la próxima reunión, a celebrarse siempre en La Talanguera de San Juan del Sur, con la participación de destacados teólogos centroamericanos de diferentes tendencias, continuaremos con nuestras reflexiones sobre el interesante discurso que pronunció doña Rosario Murillo el pasado 12 de julio, delante de una asamblea de militantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional.
FUENTE: LA PEÑA DEL BEJUCO. /OSIRISMELISA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario