verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

miércoles, 27 de julio de 2011

EN NICARAGUA SE GESTA UNA DICTADURA.

EN NICARAGUA SE GESTA UNA DICTADURA.: "
El pacto con el PLC le ha servido para consolidar su hegemonía sobre los poderes e instituciones del Estado. Le ha permitido fortalecer un modelo inédito de régimen que tramposamente ha usado los espacios que abrió la democracia para desde el poder conspirar contra ella y tratar de destruirla.

Basta revisar las acciones de Ortega para concluir que su marxismo atrasado nos está llevando a nuevas formas de luchas promovidas y alentadas desde el Estado. Es la vieja concepción marxiana del Estado como instrumento de dominación de una clase sobre la otra. En este caso de la nueva burguesía orteguista sobre la vieja dueña de los medios de producción que se “pasmó” sin llegar a convertirse en burguesía nacional.

Se burla y menosprecia de la democracia como la entendemos los seres normales, su concepción de democracia está inspirada en líderes despóticos que en nombre del socialismo oprimen a sus pueblos. Cuba es un buen ejemplo de ese socialismo de familia.

Llegó al poder usando los mecanismos de la democracia electoral, pero ahora repudia y le producen alergia las elecciones y la observación tanto nacional como internacional. Con la complicidad del Poder Electoral se robaron las elecciones municipales del 2008 y preparan un nuevo fraude para este año. Nos están cerrando las vías cívicas de alternabilidad en el poder.

¿Por qué Daniel Ortega hace lo que quiere en Nicaragua? Un factor sería la irresponsabilidad. Su falta de formación académica y su incomprensión de los cambios que ha vivido el planeta lo mantienen “en otro mundo”. Más aferrado a Kadafi que a los líderes democráticos. Más “enamorado” de Chávez que de cualquier otro estadista del siglo XXI.

Pero esa irresponsabilidad es compartida por los gobernados, tanto los que complacientemente se identifican con él (esos que afirman: “es que el comandante me cumple”) como por los que desde su rol de adversarios han sido incapaces de definir, articular e implementar una estrategia de lucha que lo obligue a claudicar de sus designios autoritarios, ya sea cambiando de curso o dejando el poder.

De lo que debemos estar claros es que detener a Ortega no será fácil. Ha venido consolidando su proyecto dictatorial sin ninguna consideración a la opinión pública nacional e internacional. Ni a organismos nacionales y menos aún internacionales. El caso más patético y lastimoso es el de la OEA, que en el caso de Nicaragua ya ni sabemos para qué sirve. El debate fundamental para todos los nicaragüenses es si aceptaremos tranquilamente que nos roben, ahora de manera definitiva, el derecho a vivir en democracia o si se impondrá a sangre y fuego el robo de la voluntad mayoritaria de la ciudadanía, expresado en las urnas electorales, lo que daría paso a un nuevo ciclo de inestabilidad política, social y económica, reeditándose el ciclo nefasto de nacimiento y muerte de una nueva dictadura.

OSIRISMELISA / 25070011




"

Ventana de informacion sobre la conservación del medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario