verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

viernes, 17 de junio de 2011

EL PELIGRO MEDIÁTICO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN POR UN MONOPOLIO.

EL PELIGRO MEDIÁTICO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN POR UN MONOPOLIO.: "
Es bien conocido que los políticos se interesan bastante por los medios de comunicación. En el caso de los políticos democráticos, su interés por los medios se debe generalmente a que quieren difundir sus propuestas y mejorar su imagen ante el público. Pero en lo que se refiere a los políticos autoritarios, su interés por los medios es perverso, pues lo que quieren es controlarlos, someterlos y/o poseerlos.


La actitud prejuiciada de los políticos, sobre todo de los autoritarios, en su relación con los medios, se apreció claramente en una entrevista que CNN en español le hiciera al presidente electo de Perú, Ollanta Humala, y transmitió el pasado fin de semana. En esa entrevista, el militar izquierdista retirado y exgolpista, quien a partir del 28 de julio próximo será el nuevo presidente de Perú, dijo que en la reciente campaña electoral de su país los medios de comunicación recibieron la lección de que no son ellos los que ponen los gobiernos, sino el pueblo con sus votos.

Humala dijo ese disparate —ante la mirada entre condescendiente y divertida de la periodista entrevistadora—, porque según él los medios de comunicación peruanos estuvieron contra su candidatura, o más bien resentido porque no lo apoyaron. Aunque la verdad es que, como siempre ocurre en estos casos, en la reciente campaña electoral de Perú hubo medios de prensa que apoyaron la candidatura de Humala, otros que la rechazaron y algunos que fueron indiferentes.

En Nicaragua, uno de los principales aspectos de la relación del poder político con los medios es el desmedido interés de Daniel Ortega y su familia por controlarlos, apoderándose de muchos de ellos y formando un poderoso imperio mediático gracias a la fortuna que han acumulado al amparo del poder y a los jugosos beneficios económicos que les produce el negocio petrolero con Hugo Chávez, al que llaman “cooperación” de Venezuela con Nicaragua.

“Ortega se ‘traga’ la TV”, tituló el Diario LA PRENSA su principal nota de portada en la edición de ayer lunes 13 de junio, que informa sobre el inicio de transmisiones de un nuevo canal de televisión de la familia gobernante Ortega Murillo. Esta nueva empresa de televisión —que opera simultáneamente mediante señal abierta, por cable y en UHF, y según se dice tiene un perfil informativo y de propaganda política oficialista—, se suma al ya poderoso imperio mediático que el grupo familiar que detenta el poder ha venido formando y sigue expandiendo en el país, no solo atropellando las normas éticas básicas de la competencia empresarial sino también pasando por encima de la Constitución Política, que en su artículo 68, párrafo tercero, establece que los medios de comunicación no deben estar “sometidos a intereses extranjeros o al monopolio económico de algún grupo”.

Pero la Constitución y las leyes son papel mojado y valen un pepino para Daniel Ortega y la familia gobernante, en todo aquello que no conviene a sus intereses y se opone a sus malévolos propósitos de perpetuarse en el poder y exprimirlo para su lucro particular.

En realidad, los políticos autoritarios como Daniel Ortega y Ollanta Humala, tienen que saber que los medios no ponen ni quitan gobierno. Lo que pasa es que ellos quieren controlar la información que se brinda al público y además no toleran las investigaciones , denuncias e informaciones sobre corrupción y abusos gubernamentales. Por eso reprimen y censuran a la prensa independiente, la denigran y chantajean cuando no pueden censurarla ni clausurarla y crean los monopolios mediáticos oficialistas.

El control monopolista de los medios es un buen negocio para los gobernantes autoritarios, sin dudas de ninguna clase. Pero además creen que con el control mediático pueden controlar la mente de la gente, así como debilitar o hacer desaparecer por completo la crítica pública y la verdadera oposición política.

Pero están equivocados. Ya en los años ochenta, cuando la primera dictadura sandinista, el régimen del FSLN controló casi todos los medios de comunicación. La prensa independiente, representada por el diario LA PRENSA, Radio Corporación, Radio Católica y unas cuantas pequeñas radioemisoras más, apenas sobrevivía entre ataques de turbas, chantajes gubernamentales, acusaciones difamatorias y calumniosas, censuras y cierres temporales. No había ninguna televisión independiente, y de los tres diarios nacionales dos eran oficialistas. Sin embargo, cuando el pueblo tuvo la oportunidad de votar, votó masivamente para derrotar a aquella dictadura que lo controlaba todo y creía que controlando a los medios iba a controlar para siempre la mente y la conciencia de la gente.
Fuente: LA PRENSA."

No hay comentarios:

Publicar un comentario