verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

domingo, 15 de mayo de 2011

MORAL SOMOCISTA = MORAL ORTEGUISTA

MORAL SOMOCISTA = MORAL ORTEGUISTA: "
La política entendida como tal es: “El arte del bien común”, escribió un filósofo griego llamado Aristóteles (384-322 a.C.), considerando a esta como un medio no un fin; en nuestra pequeña aldea patria donde todo se trastoca y acomoda de tal suerte que podamos utilizar a la política como el arte del bien particular y los nicaragüenses de naturaleza profana nos echamos de cabeza en la política para obtener réditos mayormente económicos, y por qué no, también para ascender algún escalón social especialmente si somos de provincia.

Pero haciendo a un lado nuestro desconocimiento de la ciencia política y más aún de las propias filosofías que sustentan los verdaderos estados democráticos (considerando que somos el tercer país en Latinoamérica que menos lee), la participación en política debería, por lo menos, estar ceñida por un fuerte corsé moral.

La moral la definió alguien como “lo que condenamos y rechazamos de los demás y licenciamos y aceptamos en nosotros”. Al régimen somocista se le tildó de tiranía ¿por qué? por promover el reeleccionismo, la violación de las leyes (mas no la Constitución), el nepotismo, el clientelismo político, control sobre las fuerzas armadas, supresión de la libertad de expresión, de reunión, etc., acoso a la libertad de prensa, entre otras.

El actual presidente que (se dice) participó activamente en la lucha antisomocista, combatiendo los males antes mencionados, hoy por hoy hace exactamente lo mismo, es un apologista del somocismo y ni siquiera se ruboriza por esto. Lo lamentable es que esa miasma o efluvios de inmoralidad o mal entendida moral, se esparce por todos los vericuetos de la política criolla y quiero detenerme aquí ante la tienda del llamado liberalismo, donde creo que muy pocos sabrán de Hobbes, Locke, Smith, Voltaire, Montesquieu, etc. y podrán determinar con precisión matemática que hacen de todo, menos practicar la teoría liberal, porque si así fuera no existieran los llamados caudillos que aunque no tengan ninguna oportunidad de ganar, participan en la actual justa electoral, más para complacer sus egos y a sus socios políticos, que para servir a su país, no le dan oportunidades a otros elementos por lo menos mejor intencionados que ellos y muchas veces más preparados intelectual y profesionalmente.

Quiero enfatizar que se puede tolerar hasta cierto punto la ignorancia, es insoportable la hipocresía, el fariseísmo moral, al considerarnos mejor que otros, cuando al final terminamos siendo víctimas de los mismos pecados capitales por los cuales condenamos a los demás, porque cuando estamos en el poder nos volvemos sin mácula, porque compramos las indulgencias con el dinero de los penitentes. ¡Lo dicho es un asunto de moral, no de política!
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario