verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

domingo, 15 de mayo de 2011

LA LUCHA POR EL DIARIO DEL PUEBLO EL "NUEVO DIARIO."

LA LUCHA POR EL DIARIO DEL PUEBLO EL "NUEVO DIARIO.": " :mad:
Hay alarma y preocupación en amplios sectores del país, por la amenaza que se cierne sobre El Nuevo Diario, que podría desaparecer como medio independiente, si finalmente es comprado por la familia presidencial con los millonarios fondos originados en la privatización de la cooperación venezolana.

En primer lugar, la crisis económica de El Nuevo Diario es en buena medida responsabilidad del acoso económico a que este medio ha sido sometido por el gobierno. Un acoso que se traduce en el embargo sistemático de la publicidad estatal, utilizada como un instrumento represivo para castigar a medios que han mantenido una línea crítica e investigativa de la corrupción del gobierno.

Si en Nicaragua existiera una Corte Suprema de Justicia independiente, los directores de El Nuevo Diario podrían recurrir en contra del gobierno, por el embargo de la publicidad estatal, como ha ocurrido en Argentina donde se han obtenido resoluciones judiciales favorables, que han sentado un precedente jurídico de alcance continental.

Hace un mes, la propia Relatoría Especial de Libertad de Prensa de la OEA, adscrita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, estableció que la negación de publicidad estatal para castigar a los medios es una forma de censura indirecta, violatoria de la libertad de prensa. Pero aquí después de ahogar económicamente a un periódico con la publicidad estatal, y con las presiones de la DGI y el uso arbitrario y discrecional de la “Ley Arce” a través de la Dirección General de Aduanas, el orteguismo todavía tiene el cinismo de ofrecer una millonaria suma de dinero, para “salvarlo económicamente”, cuando en realidad lo que persigue es liquidarlo como institución democrática al servicio del pueblo.

Es comprensible, por lo tanto, la conmoción que existe no sólo entre los lectores de El Nuevo Diario, sino entre todos los sectores democráticos del país, ante la posibilidad de que este medio de comunicación deje de ser independiente y sea alineado a las filas del oficialismo, como ocurrió hace un año con Telenica canal 8. Pero esta sería una pérdida mucho más grave, por el papel que El Nuevo Diario juega, en un país donde las instituciones fiscalizadoras por excelencia --Justicia, Contraloría, y Asamblea-- están sometidas al Ejecutivo, al pacto y sobre todo al partido de gobierno.

Lo que se juega en esta batalla es mucho más que un medio de información vigoroso e independiente, se trata de una institución que tiene una incidencia decisiva en la construcción democrática de Nicaragua. Y esto nos concierne a todos, no sólo a los dueños de END, porque a pesar de que El Nuevo Diario es una empresa privada tiene una responsabilidad de servicio público con la ciudadanía.

La libertad de expresión es un derecho de los ciudadanos, no de los periodistas, y el mejor ejemplo de cómo los ciudadanos se han apropiado de esta libertad, es el caso de El Nuevo Diario. De ahí que la gente se resiste a la idea de que los propietarios de El Nuevo Diario, puedan hacer alguna clase de negociación con la familia presidencial a espaldas de los lectores, sacrificando un medio que consideran un patrimonio popular y democrático de todos.

Pero la suerte de El Nuevo Diario aún no está echada. Así como existe el acoso de la familia presidencial para comprarlo y liquidarlo, se conoce del interés de parte de distintos grupos empresariales para inyectarle recursos y comprar acciones que permitan estabilizar a este medio de comunicación. Estamos ante un gran desafío para la empresa privada. Para los capitales que se jactan de que tienen un compromiso con el país y no únicamente con sus negocios, esta es la oportunidad de demostrar que están dispuestos a tomar riesgos por Nicaragua, para que este medio de comunicación no sea liquidado. Los empresarios tienen ahora la oportunidad de enviarle un mensaje al país, a la sociedad y al propio gobierno, de que están dispuestos a adquirir un compromiso democrático, ayudando a salvar la independencia de este medio de comunicación.

También es comprensible que estén surgiendo iniciativas de redes sociales y ciudadanos que están dispuestos a invertir sus pequeños ahorros, para convertirse en accionistas de El Nuevo Diario y salvar este medio de comunicación que consideran como propio. En consecuencia, los directivos de El Nuevo Diario deberían explorar a fondo todas estas posibilidades, descartando cualquier clase de venta del periódico a la familia presidencial, porque su primera obligación es con la independencia del periódico. Entregarle este medio de comunicación al orteguismo, equivaldría a traicionar sus valores más preciados, el legado de su director fundador, y su compromiso democrático a lo largo de más de tres décadas existencia.

En este momento difícil por el que atraviesa El Nuevo Diario, nos solidarizamos con sus periodistas, editores y fotógrafos, que han hecho tanto para promover la transparencia en medio del secretismo oficial, y que han destapado tantos casos de corrupción pública. Nos solidarizamos con un medio que a su vez ha sido solidario con el pueblo y confiamos en que mantendrán esa lealtad hasta el final. Porque Nicaragua necesita que siga existiendo un periódico como El Nuevo Diario, lo necesita la gente mas desposeída, lo necesita también la democracia y el pluralismo político, y hasta el propio gobierno también necesita un medio que le critica de frente y con valentía, y que también reconoce aciertos cuando los hay.

La batalla por la sobrevivencia de El Nuevo Diario, es una batalla de todos los que en Nicaragua estamos comprometidos con la libertad, la democracia y la lucha contra la pobreza. Esperamos que cuando el próximo diecinueve de mayo se cumplan los primeros 31 años de la fundación de El Nuevo Diario, se haya alcanzado una solución que permita asegurar la continuidad de este proyecto periodístico."

1 comentario: