verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

viernes, 22 de abril de 2011

MANIPULACION DEL "CSE" CON LAS CEDULAS DE LOS JOVENES.

MANIPULACION DEL "CSE" CON LAS CEDULAS DE LOS JOVENES.: "
2010 dividió a los ciudadanos nicaragüenses. O más bien, dividió a los nicaragüenses, entre quienes pueden ser ciudadanos, y los que no, por la suma de 300 córdobas.

A Halima Matus Torres, una recién egresada de la secundaria de dieciséis años que aspira a estudiar Medicina y que formó parte del ejército de 12 mil 600 chavalos que realizaron su examen de admisión para ingresar a la UNAN, le tocó esa dilema.

En la universidad le informaron que además de las fotografías tamaño carné y del pago de arancel correspondiente para prematricularse, un requisito específico era presentar su cédula y una fotocopia de la misma, como documento de identificación.

La primera opción era, tramitar su cédula por la vía ordinaria, ante la delegación del Consejo Supremo Electoral CSE), sin costo alguno. Pero la promesa de los funcionarios en la institución del Estado, de que su documento no estaría listo sino hasta casi cuatro meses después, acabaría con su esperanza de estudiar la carrera de sus sueños. El cierre de prematrículas ya habría transcurrido, y Halima sólo conocería qué se siente estudiar en una universidad, tal vez a través de la experiencia de sus amigas.

Entonces, valoró junto con sus padres, la otra opción. Y así, pagó el cuestionado arancel de 300 córdobas para gestionar su cédula -la primera en su vida-, para obtenerla en tan solo 24 horas. “Tuve que pagar los 300 córdobas”, relata Halima, con un tono intranquilo, como si hubiera hecho algo malo, consciente de que no todos esos bachilleres, que como ella buscan una oportunidad de recibir una educación superior, pudieron hacer lo mismo.

“Creo que está mal pagar por algo que supuestamente es gratis, y que además es un derecho, pero ahorita yo estaría sin cupo. Alguna gente se quedó sin cupo”, lamenta la joven. Halima ahora es ciudadana. ¿Y los demás?

Pésima cobertura y cobro injustificado

Un reporte elaborado por estas fechas por la Plataforma Nacional de Jóvenes (PNJ), una organización de carácter autónomo que articula y fomenta la participación de los jóvenes en 13 departamentos y en Bluefields, ofrece un panorama sobre lo mal que lo están pasando los chavalos que desean obtener su documento de identidad ciudadana.

El primer gran obstáculo es la capacidad de cobertura del mismo CSE. Los informes indican, por ejemplo, que en León, Carazo, Matagalpa, el hecho de que no estén funcionando los Consejos Electorales Municipales (CEM) -por supuesta insuficiencia de recursos económicos-, implicará una importante cantidad de personas marginadas a las puertas de un año de elecciones presidenciales, pese a que como ha ocurrido en los últimos años, el CSE es una de las instituciones cuyas partidas presupuestarias se han incrementado notablemente para optimizar sus operaciones.

Para este 2010, la Asamblea Nacional le aprobó al CSE 30 millones de córdobas sólo para tareas de cedulación, a la vez que las autoridades de la institución electoral implementaron un injustificado cobro de 300 córdobas para la tramitación de nuevas cédulas. Para 2011, el CSE cuenta con una partida de 1 mil 294 millones de córdobas, casi cuatro veces lo asignado en 2010, lo que algunos sectores políticos califican como montos privilegiados en comparación con otras entidades del Estado.

La odisea que sufren en la Costa Caribe

Según el estudio elaborado por la PNJ, en el caso de Bluefields, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) “la situación se agrava” porque aún no se le han mejorado las condiciones a las personas que tienen que transportarse en pangas desde las comunidades y comarcas alejadas de la cabecera regional, para poder gestionar su cédula. Y la situación empeora aún más para los jóvenes, ya que “la mayoría están bajo tutela de sus padres y madres y dependen de ellos económicamente”.

“Como no existen los concejos municipales electorales, los jóvenes de las comunidades rurales y de las zonas mucho más alejadas de la parte urbana, son los que más dificultad tienen para la gestión de la cédula”, reafirma Darling Munguía, coordinadora nacional del a PNJ.

“En Matagalpa, estamos tratando junto con la Coordinadora Civil, de que cada semana 30 jóvenes de diferentes municipios vengan al Consejo Departamental Electoral, a tramitar su cédula, pero se nos ha hecho difícil”, asegura.

Una de las razones, es el costo del transporte. Hay viajes que implican hasta tres días: uno de ida, otro de gestión, y otro de regreso. “Eso es un costo alto, porque tenés que buscar dónde quedarte si no tenés familia o buscar a una familia que te de hospedaje de manera gratis, y si te piden testigos, también tenés que cubrir sus gastos”, indica Munguía.

“La situación se vuelve más crítica porque vemos que cada año hay menos personas ceduladas”, añade, citando informes del Instituto Para la Democracia (IPADE) y del Instituto Nacional Demócrata (NDI, por sus siglas en inglés), que señalan que en 2004, el 30 por ciento de nicaragüenses que solicitaron cédula, no la obtuvieron. En 2008, fue el 40 por ciento de personas, que no lograron obtenerla.

Alarmante índice de jóvenes sin cédula en Managua

Alexander Miranda, coordinador departamental en Managua de la Plataforma Nacional de Jóvenes (PNJ) brinda otro dato: En la capital, casi el 60 por ciento de los chavalos y chavalas que tienen entre 16 y 18 años, no tienen cédula.

Miranda conoce de cerca la situación de cientos de jóvenes de los distritos, ya sea porque asisten a universidades, escuelas, o la Pastoral Juvenil Arquidiocesana, con las cuales tiene contacto. “Chavalos que salen de la secundaria acceden a becas al exterior, que el mismo gobierno u otros programas están dando, para estudiar carreras superiores; pero se detiene el proceso porque no tienen su cédula”, afirma.

Alexander Miranda.
Alexander comenta que su hermana menor, de 17 años, recién concluyó una carrera técnica en el Instituto “Manuel Olivares”, en Managua, y ahora aspira a obtener un empleo. A finales de octubre de este año se acercó a la delegación del CSE a solicitar su cédula, “pero se la entregan hasta 20 de febrero de 2011, es decir, que la espera es de cinco meses”.

“¿Por qué, si pagamos 300 pesos, la tenés al día siguiente? ¿Y por qué, a un ciudadano nicaragüense, por ser su primera vez lo haces esperar cinco meses? Los bancos no te están esperando. Un empleo no te está esperando cinco meses, porque es requisito fundamental tu cédula”, enfatiza.

Discriminación institucionalizada

Alexander asegura, que entre las preguntas que hacen los funcionarios de las delegaciones del CSE a quienes solicitan una cédula, hay una nueva, violatoria de todo derecho constitucional: ¿Usted trae carta del coordinador del Consejo del Poder Ciudadano?

“¿Dejas de ser ciudadano si no llevas la carta del “súper coordinador” del CPC? Sólo quienes tienen esa carta o esa cercanía con los CPC tienen su cédula en 15 ó 20 días”, critica Alexander.

“Gabriela”, una joven de 24 años, representa la otra cara de la moneda. En su cuadra y en su barrio, todos la reconocen a ella y a su familia, como abierta simpatizante sandinista, y aunque no tiene reparo en admitirlo, pero para este reportaje, prefirió no ser identificada con su verdadero nombre.

Hace un año, unos asaltantes le arrebataron su bolso, con su cédula dentro. Y llegó el momento de reponerla, porque no podía realizar depósitos ni pagos en el banco, para la empresa en la que intentaba formalizarse como trabajadora.

Cédula a la puerta de la casa

No la pensó dos veces. Acudió al representante del Gabinete del Poder Ciudadano (GPC) y le pidió su ayuda. El hombre le dijo que no se preocupara. Le orientó que cancelara el arancel de reposición y que se lo llevara. Así lo hizo. “Ellos mismos fueron a hacer el trámite, y me le vinieron a dejar a la casa. Estuvo lista en menos de un mes”, asegura la muchacha sandinista. Por supuesto, no tuvo que pagar los 300 córdobas.
“Gabriela” asegura que en el Barrio “Edgar Munguía”, donde vive con su madre y su hijo, la encargada de la Juventud Sandinista ya informó que se está levantando una lista con los nombres de los jóvenes que quieran tramitar su cédula por primera vez, sin costo alguno.
“La responsable de la Juventud andaba viendo a los jóvenes para incentivarlos a votar, sacándoles la cédula gratis. No dijeron si era para los sandinistas o no, sólo que se levantara la lista. Todos en el barrio están en espera”, comparte.
Por su parte, el presidente del CSE, el magistrado Roberto Rivas, sostiene que Nicaragua goza de un legítimo y transparente sistema electoral, y asegura que todos los nicaragüenses podrán confiar en el conteo que dicha entidad haga de las elecciones presidenciales de noviembre de 2011.


Cifras dramáticas

En las elecciones municipales de 2004, tres de cada 10 ciudadanos no ejercieron su derecho al voto por no contar con su cédula; y desde el 2009, esto pudo empeorar a 4 de cada 10 ciudadanos que tampoco podrán votar por lo mismo, según el estudio levantado por la Plataforma Nacional de Jóvenes.

Los jóvenes resultan los más afectados. En 2008, el 54 por ciento de muchachos y muchachas entre los 16 y 25 años, no votaron en las municipales, por no tener sus cédulas, y tampoco lo hizo un 21 por ciento de los mayores de 25. Es decir, que el 75 por ciento de jóvenes en edad de votar no lo hicieron por no tener a mano su documento de identidad ciudadana, según el estudio.

El artículo 53 de la Ley de Identificación Ciudadana de Nicaragua, Ley 152, establece que “la tramitación del proceso de cedulación es gratuito”. En tanto, el artículo 36 indica, que “para la reposición o modificación (de la cédula), previamente deberá pagarse el arancel establecido por el Consejo Supremo Electoral”, que hasta ahora se ha estipulado en 50 córdobas. El cobro de 300 córdobas para obtener una cédula en un tiempo menor, no está establecido en ninguna ley ni reglamento.FUENTE:CONECCIONES."

No hay comentarios:

Publicar un comentario