verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

lunes, 14 de marzo de 2011

MANIPULACIÓN BURDA DE ORTEGA CON LOS ESTUDIANTES.

MANIPULACIÓN BURDA DE ORTEGA DE LOS ESTUDIANTES.: "
Los grupos de jóvenes que aparecen en distintos sitios de Managua exigiendo se permita la reelección de Daniel Ortega son una expresión vieja de la manipulación de la juventud en Nicaragua y una alerta de que la educación pública en este país seguirá marcada por la mediocridad.
El Frente Sandinista (FSLN), el partido en el gobierno, saca a los jóvenes de las escuelas públicas para que vayan a defender a las calles la candidatura del presidente Ortega, cometiendo una ilegalidad para justificar otra ilegalidad, porque la Constitución del país prohíbe a Ortega volver a ser candidato y otras leyes vetan la utilización de los estudiantes con fines políticos.
También contra la ley, grupos de empleados públicos son llevados a las rotondas de la capital nicaragüense a corear consignas y exhibir carteles en apoyo de Ortega, para que el presidente haga creer a la opinión pública que si pretende seguir gobernando es por petición del pueblo y, sobre todo, de la juventud.
Aunque algunos estudiantes y empleados públicos acudan con gusto a demostrar su fidelidad a Ortega, otros, quizás la mayoría, lo hacen bajo presión o para garantizarse buenas notas sin estudiar, en el caso de los colegiales; y para preservar el empleo, si se trata de quienes laboran para el Estado, tal como han denunciado varios de los afectados desde que Ortega retomó el poder en 2007.
Estamos ante el caso de un presidente, con vocación de dictador, empecinado en remarcar sus viejos métodos de acoso y atropello, para el que ninguna ley es válida y concibe el país como su propiedad. En la década de 1980, cuando gobernó la primera vez, Ortega utilizó a los estudiantes para llenar las plazas de sus discursos, intimidar a opositores, levantar cosechas agrícolas y mandarlos a la guerra, a enfrentar a la contrarrevolución.
Al final, cuando Ortega fue derrotado por la votación mayoritaria del pueblo en 1990, miles de jóvenes nicaragüenses habían perdido cinco o más años de estudio, sabían usar fusiles pero carecían de un oficio o profesión que les permitiera reorientar sus vidas hacia el progreso. Otros, que habían podido estudiar, se percataron luego de las deficiencias heredadas de una enseñanza pública politizada, que estimulaba más la asistencia a las marchas partidarias que el aprendizaje de las matemáticas.
Muchos de esos jóvenes terminaron yéndose del país, como fuerza laboral migrante, porque en 1990 la economía de Nicaragua estaba tan deteriorada que veían lejanas las posibilidades de conseguir un empleo estable y recuperar el tiempo perdido. Como paradoja, ciertas destrezas aprendidas en la “revolución” permitieron a un sector de los migrantes nicas trabajar como guardas de seguridad en Costa Rica.
Dos décadas después, Ortega atenta de nuevo contra el sistema educativo público, al presionar y manipular a maestros y estudiantes para que primero hagan política y por último, si les queda tiempo, estudien.
De hecho, lo que él está enseñando a esos jóvenes es a delinquir, al mandarles a defender y promover acciones fuera de la ley; y les induce a la mediocridad, a comportarse como serviles de un caudillo, cuando deberían dedicarse a tejer su futuro con conocimientos académicos y opinión crítica.
"

No hay comentarios:

Publicar un comentario