verdades calientes

NATURALEZA-1950: EDUCACION VERDE EN LAS ESCUELAS.

martes, 15 de febrero de 2011

LA TRAGEDIA DE LOS BACHILLERES DE NICARAGUA.

LA TRAGEDIA DE LOS BACHILLERES DE NICARAGUA.: "
Más de 8,000 bachilleres no pudieron ingresar este año a las universidades nacionales. Fueron
rechazados sobre la base de exámenes de admisión o suficiencia, que no persiguen otro propósito que limitar el ingreso a la capacidad de atención de esos centros de estudios superiores.
Es doloroso observar año con año los sentimientos de frustración y desengaño de miles y miles de jóvenes rechazados por las universidades del Estado. Difícilmente podemos imaginar cómo se siente un bachiller fracasado en su sueño de llegar a ser médico, ingeniero, abogado, administrador de empresa, economista…
Quienes no han tenido esa experiencia dolorosa, no tienen idea del sufrimiento que sienten no sólo el bachiller afectado, también sus padres, su familia, que a lo largo de doce o más años, han hecho sacrificios para que el niño, la niña, lleguen a bachillerarse. Un dolor de esta naturaleza difícilmente se supera en la vida, menos aun cuando se trata de una familia pobre, que no puede darse el lujo de pagar matrícula y mensualidad en una universidad privada.
No podemos permanecer indiferentes frente a esta tragedia humana, que es también una tragedia económica para un país subdesarrollado como el nuestro, que se ve privado de los mayores aportes que podrían brindar estos jóvenes bachilleres, si en vez de rechazarlos se les diera la oportunidad de seguir estudios superiores.
La práctica de un examen de ingreso a una universidad nacional es relativamente reciente. Hasta hace poco, todo bachiller podía matricularse en el primer año de una universidad estatal (año de estudios generales). Allí se comprobaba, a través del rendimiento académico, su potencial y talento para los estudios profesionales. Este sistema de matricula abierta, que da oportunidad a todos los jóvenes de demostrar sus capacidades a lo largo de sus estudios universitarios, es más justo y confiable que la selección anticipada mediante pruebas o test de admisión.
En épocas pasadas el sistema universitario aceptaba todos los bachilleres interesados en seguir estudios superiores, asumiendo el alma mater el desafío de ampliar la capacidad académica de la universidad, mediante clases magistrales en los auditorios, con una metodología especial de docencia, cursos nocturnos, cursos de verano, cursos por encuentros, buscando que nadie fuese privado de la oportunidad de superarse.
Sabíamos que estas modalidades de enseñanza no eran las mejores, pero se priorizaba la importancia de abrir oportunidades de estudio a los nuevos bachilleres, especialmente a los más pobres, que son los más afectados por los exámenes de selección.
Consideramos que debemos retomar la práctica histórica de matricular a todos los bachilleres que golpean las puertas de las universidades del Estado. Debemos, para ello, recurrir a todas las opciones que permitan ampliar la oferta educativa: incrementando el presupuesto de las universidades nacionales, racionalizando sus gastos administrativos, creando nuevos centros de formación técnica de nivel superior, ofreciendo nuevas modalidades de enseñanza, aprovechando el inmenso desarrollo de la tecnología de la información.
En principio ningún bachiller debe ser rechazado por una universidad nacional. Negarle la posibilidad de avanzar es falta de humanismo y sensibilidad social. Es falta de visión económica y sobre todo la violación del principio constitucional, consagrado en el Arto. 58 de la Constitución Política de Nicaragua, que garantiza el derecho a la educación a todos los nicaragüenses.LIC: RENE DAVILA"

No hay comentarios:

Publicar un comentario